PORTAL BOLIVIANO
  Minerales
 

Una descripción ordenada de los yacimientos minerales de Bolivia debe comprender dos grandes grupos:

  1. Los yacimientos metálicos incluyendo los ferrosos.
  2. Los yacimientos de minerales no metálicos.

Yacimientos de Minerales Metálicos

 

  1. Estaño
  2. Plata
  3. Zinc
  4. Antimonio
  5. Oro
  6. Wolfram
  7. Plomo
  8. Cobre
  9. Bismuto
  10. Otros (sal, yeso, cadmio, manganeso, calcita, baritina, mármol y arsénico)


Yacimientos de Estaño

 

Yacimientos de Plomo y Zinc

 

Yacimientos de Plata

Cerro Rico Potosí En Bolivia se han explotado minerales de plata desde hace más de 500 años. Históricamente el altiplano sur ha sido considerado como una de las más grandes provincias argentíferas del mundo donde se han destacado las minas de Lípez, Colcha, Chayanta, Porco, Monserrat, Aullagas de Colquechaca, San Cristóbal, Portugalete, Tinquipaya, Potosí, San Vicente, Bonete, Berenguela, Ubina, Chorolque, etc. Actualmente ya no hay minas que exploten plata nativa o minerales nobles de plata que fueron completamente agotados, aunque todavía se recupera la plata como un subproducto de minerales de plomo, zinc y estaño.
En Bolivia existe una extensa faja plumbo - argentífera que forma tres lenguas alargadas que siguen una dirección paralela a la cordillera de los Andes. La primera forma el límite geográfico occidental del país con las minas de Berenguela, Negrillos, Todos Santos. La segunda abarca una zona que unida idealmente el lago Titicaca con el Poopó con las minas Cascabel, Copacabana, Laurani, La Joya. Y la tercera una zona que comprende los contrafuertes de la cordillera desde Independencia en Cochabamba, hasta Tupiza en Potosí con una cantidad muy grande de minas de plomo no se sabe cuanta plata se extrajo de las minas durante la colonia, pero es famoso el dicho que la cantidad era tan grande que podía construirse un puente de pura plata entre Potosí y España.

Yacimientos de Oro

 

    Yacimientos Primarios

    Los yacimientos auríferos primarios se ubican en el bloque paleozoico de los Andes, desde Apolobamba hasta Lípez. La mineralización se presenta en mantos o vetas de cuarzo gris azulado en areniscas y pizarras del Ordovícico, con menas de antimonita, pirita, arsenopirita, calcopirita, etc., e importantes contenidos de oro. Se puede indicar que el 60% de los yacimientos minerales primarios en actual explotación en todo el país, presentan contenidos auríferos.
    Se explota el cerro Khori Kollo por el sistema de rajo abierto (open pit) y los valores de oro y plata se recuperan por lixiviación (cianuración). Anualmente se producen 32,000 onzas troy finas de oro y 132,000 onzas finas de plata.
    En los yacimientos primarios, se han registrado mas de 80 minas que explotan oro de los sulfuros presentes.

    Yacimientos Aluviales

    Por erosión y meteorización de los yacimientos primarios, se forman depósitos de arenas, gravas o conglomerados con enriquecimiento de oro. Los placeres auríferos de mayor importancia, están en la vertiente nor - oriental de las cordilleras de Apolobamba y Real. Se cuentan por lo menos 70 ríos donde existen lavaderos de oro.
    En el altiplano y en el pie de monte occidental de la cordillera, existen también placeres que se formaron en el transcurso de las últimas fases glaciares. El oro se halla en los sedimentos morrénicos y fuvioglaciales dejados por los glaciales que erosionaron mineralizaciones primarias de la cordillera (región de Ulla Ulla; río Vilaque, río Chuquiaguillo, donde se ha encontrado una pepa de oro del tamaño de un puño).
    El oro por sus características físicas y químicas puede resistir un largo transporte variando sus dimensiones de acuerdo a la distancia del yacimiento primario, desde polvo invisible hasta pepitas de 2 a 5 cm. El oro aluvial tiene un grado de pureza superior al de los yacimientos primarios.

Yacimientos de Minerales No Metálicos

 

Estos yacimientos son poco conocidos y menos explotados por su bajo valor de comercialización, sin embargo, algunos adquieren relativa importancia como materia prima de industrias importantes, tal es el caso de los yacimientos de caliza, yeso y arcilla, para la fabricación de cemento, magnesita para la fabricación de refractarios, arcillas para la cerámica roja. Minerales de litio empiezan a tener significado para nuevos tipos de baterías, etc.
En Bolivia, todavía no se han realizado exploraciones regionales para evaluar con precisión la existencia y/o determinar las reservas de minerales no metálicos. Una de las causas seguramente ha sido el bajo valor de comercialización de este rubro, en comparación a los minerales metálicos ampliamente explorados y explotados en todo el territorio.
Las pocas exploraciones llevadas a cabo por algunas instituciones para ubicar determinados depósitos de minerales no metálicos han tenido lugar para fines específicos como la implantación de plantas de cemento, estuco y cerámica.
En el país existen yacimientos de oro de origen primario y aluviales.
Los yacimientos de plomo, zinc y plata se hallan distribuidos por toda la cordillera Real, desde la frontera con el Perú por el norte, hasta la frontera con la Argentina por el sur. Las condiciones geológicas favorecen la formación conjunta de minerales de plomo, plata y zinc. Morfológicamente los depósitos plumbíferos incluyen cuerpos que aparecen en forma de vetas, vetillas y cuerpos tabulares con espesores que varían desde unos cuantos centímetros hasta bolsones de varios metros de ancho que son los típicos ejemplos de vetas en rosario.
Algunos yacimientos se presentan generalmente en la periferia de la faja estañífera y pertenecen a la misma época metalogénica, así y a consecuencia de la tectónica general, ciertos distritos plumbo - zincíferos, se ubican en el norte del país junto a los depósitos de estaño y wolfram - Mina Cascabel - mientras que en el centro y sur forman fajas aisladas acompañando de manera general y a poca distancia a los yacimientos de antimonio (Tupiza, Suipacha, etc.).
Los yacimientos de galena, blenda, plata y ganga de siderita, cuarzo con frecuencia muestran zonación vertical. La galena de una temperatura de formación más reducida que la blenda, por lo general se encuentra en la parte superior y los minerales de zinc en profundidad. Las labores de explotación han permitido confirmar claramente este concepto ya que a medida que se avanza en profundidad aumenta el contenido de zinc.
Los yacimientos de estaño constituyen los principales recursos no renovables del país, tanto por las reservas existentes como por el significado económico que representa su explotación. El estaño se explota en la llamada provincia estañífera que incluye a las cordilleras Real y de Tres Cruces; en vetas de casiterita y wolframita asociadas con los batolitos graníticos de la región; en el Sur del país, está asociado con stocks porfiríticos y se explota en vetas de estaño - plata y estaño - zinc. El número de los afloramientos estañíferos alcanza a varios centenares. En todo el mundo no existe otra provincia estañífera comparable a la boliviana por la extensión e intensidad de su mineralización.
En Bolivia existen 120 especies diferentes de minerales metálicos, de los cuales solo una docena tienen importancia económica, los demás constituyen rarezas mineralógicas. En el país existen más de 5,000 minas que explotan minerales metálicos de las cuales un 90 % pertenecen al grupo de la minería chica que trabajan en escala muy reducida. A partir de 1985 en que bajan los precios de los minerales en el mercado mundial, se cierran más del 50 % de las minas.
Minero Boliviano Los yacimientos ferrosos sin ninguna importancia en el pasado, hoy adquieren con el depósito del Mutún, una decisiva y estratégica significación para el país.
Se puede establecer el siguiente orden de ubicación de los minerales según el valor de su exportación.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=